El Centro

Colegio San Francisco de Asís. Educación con raíces. Desde 1974.

Un poco de historia

Grupo de niños en la entradaFachada Colegio San Francisco de AsísEdificio central nuevo colegioPatio nuevo colegioVista aerea ColegioEdifico ColegioPlaza de entrada Colegio

Como casi todo el mundo sabe, los orígenes de nuestro Colegio hay que buscarlos en dos aulas que se acondicionan en los bajos de una casa situada en la entonces llamada calle Daoiz y Velarde, actualmente Juan Gómez “Juanito” en el centro de Fuengirola.

A principios de los años sesenta, el actual titular del Colegio y su esposa, maestros los dos, comienzan a dar clases de adultos y a preparar alumnos para que puedan hacer el bachillerato. El proceso resulta imparable. Para poder atender la demanda que surge se acomodan nuevas aulas y se recurre a otras personas que les ayuden. Se puede afirmar, sin ninguna duda, que la “Escuela de don Francisco”, como era conocida aquella pequeña “Academia”, puso las bases de la Enseñanza Media en Fuengirola. De allí, salieron los primeros fuengiroleños, no ricos, que fueron a la Universidad : médicos, abogados, maestros y un largo etc. dan fe de ello.

En el año 1972, se acometió una profunda reforma de la enseñanza en España. Entró en vigor la E.G .B. Los colegios pequeños, obsoletos, tenían los días contados.

Los propietarios de aquella “Academia” supieron darse cuenta de lo que se avecinaba. Comprendieron que allí no había futuro. Había que hacer algo. Se les ocurrió que podrían comprar una parcela en una zona que estaban urbanizando, “El Coto”, y hacer un colegio con todos los requisitos que exigía el nuevo sistema.

En Mayo de 1972 adquirieron en la Urbanización “El Coto” las parcelas 68, 69 y 70. Un total de 2.280 metros cuadrados.

Al año siguiente, 1973 se inician las obras y comienzan los largos trámites para poder conseguir la autorización administrativa. Se decide que el colegio nuevo se llamará también “San Francisco de Asís”. Por un lado, por fidelidad al nombre, y por otro, por conveniencia, ya que era más fácil la autorización de un traslado que la creación de un colegio nuevo.

Finalmente, empezamos a funcionar en 1974.

Lo difícil de cualquier empresa o de cualquier proyecto no sólo es su inicio. Muchas veces resulta más complicado mantener una línea de trabajo serio que haga que ese proyecto se desarrolle y se consolide. Eso es lo que ha venido ocurriendo en estos 40 años de vida del Colegio.

En primer lugar, hay que destacar que la inquietud de los fundadores hizo que en el Colegio se sucedieran las mejoras y ampliaciones. En este sentido, lo primero que hacía falta era una zona deportiva. La que había se quedaba pequeña para las necesidades de las 10 unidades de E.G.B.. En el curso 1978-79, el Colegio dispuso de una zona deportiva más amplia. El problema era el suelo. Se le echó una grava que al principio estaba compacta, pero a los pocos meses había piedras sueltas por todas partes y los niños, que tenían el uniforme marrón, iban a casa sucios y con el uniforme destrozado. Dos años después hubo que poner cemento. Así, ya se pudieron pintar y delimitar las distintas pistas deportivas.

También en el curso 1978-79, y puesto que había aulas disponibles, se solicitó autorización para poner en funcionamiento dos nuevas unidades de E.G.B.. Autorización que se concedió el 3 de octubre de 1979. En consecuencia, en el curso 1979-80, el Colegio contó ya con 12 unidades de E.G.B. y 2 de preescolar.

Pronto se puso de manifiesto que tener 12 unidades de E.G.B. no era acertado. Si los cursos de este nivel eran ocho, lo ideal era contar con 16 unidades. De esta forma, habría dos líneas completas. En septiembre de 1981 entraron en funcionamiento las 16 unidades de E.G.B., con capacidad para 640 puestos escolares”.

El siguiente paso fue hacer un parvulario bonito y, a ser posible, independiente del resto del Colegio. En mayo de 1981 se cuenta con la autorización para 4 unidades de preescolar y un salón de actos.

Otro de los aspectos que ha tenido una gran incidencia en la marcha del Colegio durante estos 25 años, ha sido el de su financiación.

Desde su inicio, en el curso 74-75 hasta el 80-81, el Colegio sólo contaba con las cuotas de los alumnos para su funcionamiento.

El primer paso hacia la subvención se dio en el curso 81-82. Fue la propia Administración quien concedió una subvención al Centro para que éste mantuviera los precios. Esta modalidad conocida como “ayuda al precio” se continuó hasta el curso 83-84.

El curso 84-85 fue uno de los más decisivos en este aspecto, ya que desde octubre de 1984 la Administración asumió íntegramente los gastos del personal docente, aunque no hacía lo mismo con los de funcionamiento.

Finalmente, en el curso 89-90, se nos concede el estatus de Colegio Concertado. Concierto que se ha ido renovando cada 4 años, hasta la actualidad.

Cuando parecía que el proyecto que había nacido hacía muchos años estaba totalmente consolidado, tuvimos que enfrentarnos a una nueva reforma administrativa.

El día 4 de octubre de 1990 se publica en el BOE la Ley de Ordenación General del Sistema Educativo (LOGSE). En esta Ley se estructura la enseñanza obligatoria en los niveles de Infantil, Primaria y Secundaria Obligatoria. Todos los Colegios con autorización definitiva para impartir preescolar y EGB, pasaban automáticamente a ser centros de Infantil y Primaria.

Esta situación planteaba, a corto plazo, dos problemas muy considerables:

En primer lugar, el Colegio pasaría de las 16 unidades de EGB a 12 de Primaria. De esta manera, se perderían 4 unidades.

En segundo lugar, parecía complicado que los padres acudiesen a este Colegio, si sabían que tendrían que volver a cambiarlos de centro a una edad tan complicada como son los 12 años.

En estas circunstancias, la titularidad del Centro, con la ayuda de algunos padres y del Claustro de profesores, acomete la tarea de la construcción del nuevo edificio. En septiembre de 1997, el edificio estaba totalmente terminado y equipado: Ocho aulas, laboratorio, sala de profesores, jefatura de estudios, servicios, salón de actos, comedor y gimnasio cubierto.

Después de varios años en proyecto, en Septiembre del año 2003, comenzamos en el Primer Ciclo de Educación Infantil ( alumnos de 1 y 2 años).

Era una ilusión que se ha hecho realidad y de la que estamos muy contentos, pues aunque son edades muy tempranas, el aprender a jugar con otros niños, compartir, comunicarse con compañeros de la misma edad, son aspectos tan importantes que, hoy en día es lo mayormente buscan los padres al traerlos aquí, y no sólo por el hecho que tengan que trabajar fuera de casa.

En este ciclo, y en toda la etapa de Educación Infantil, intentamos guiar el aprendizaje de los alumnos para la adquisición de unos hábitos básicos de autonomía, además de que el niño y la niña elaboren una imagen positiva de sí mismo/a.

El colegio ha ido creciendo durante estos años, acometiendo nuevos proyectos, pero teníamos la sensación de no estar completos, nos faltaba el bachillerato, la posibilidad que un alumno completara su formación. Por ello, en el año 2011, se acometieron las obras del nuevo edificio donde están ubicadas la nueva etapa de bachillerato y la Secretaría.  Finalmente, en septiembre de 2013, comenzó a funcionar.

Aunque éste haya sido el último proyecto llevado a cabo, no cabe duda de que son todavía muchos los que nos rondan por nuestras cabezas para mejorar la calidad de enseñanza de nuestro Centro, pero como se dice coloquialmente …. eso formará parte ya de otra historia.